Fandom

PKMN

¡La Vida de Dialgapedia!/Episodio 12

< ¡La Vida de Dialgapedia!

2.706páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

La Vida de Dialgapedia

Saga: Creación

Ya conocen el proceso de la situación, si te gusta, encanta, fascina, idolatras o simplemente lees esta novela, coloca su platilla en tu página de usuario o en una especial de tu perfil para demostrar tus buenos gustos en la literatura ;)

Fan de ¡La Vida de Dialgapedia!
Este usuario, es lector de la novela ¡La Vida de Dialgapedia!, y no se pierde ningún capítulo de la misma.

Mis mayores deseos: XxenonishoxX

Introducción: El 12° capítulo de la saga, espero que se disfrute tanto como yo al crearlo.

Como ya he dejado demasiado claro, esta novela es creada, sustentada e inventada por mi, Zeledi, por lo que les insito que no he plagiado nada de ningún otro sitio Web o libros de literatura.

Buenas elenco de PKMN, he aquí uno de los primeros-últimos episodios de la saga, en su momento de mayor tensión. Espero que sea disfrutado tanto como yo disfrute en imaginarlo y escribirlo.

En estos últimos episodios el modo de descripción cambia considerablemente, centrándose cada capítulo en personajes exclusivos, los cuales hablarán en 1° persona y no en 3° como estaba acostumbrado, es decir, el personaje principal es el que describirá el capítulo. Sin más por ahora, disfruten del primer episodio que describe el inicio de la guerra. Un intenso combate centrado en una de las personas más importantes para esta Wikia a lo largo de la historia…

En fin, solo me queda decir: ¡Disfruten!

Alecran: El inicio de la batalla.
Editar

Todo está preparado… región contra región. ¿Quién lo diría? Regiones casi hermanas en un conflicto de muerte. Me encuentro apoyando a la que, quizá, tiene mayor ventaja. En los atrios de la pirámide principal de la región de Dialgapedia yazco a lado izquierdo de mi gobernante, DP. Apoyando a ésta región del modo terrestre junto a mi buen compañero Álvaro como lideres, y apoyo de mis amigos Andy, Franco y Vicho. El egocentrismo, la vanidad, el orgullo, gobernándonos a todos, siendo nosotros los esclavos de esos sentimientos, apunto de desencadenar lo que siempre han querido: una terrible catástrofe. ¿Tensión? Eso es poco comparado a lo que cada uno de nosotros sentimos en éste momento, o por lo menos yo, que siento a mi estomago capaz de salirse por mi boca en cualquier momento. La piel se me torna de gallina al momento en que escucho el estruendo de una campana sonar. El sonido increíblemente agudo penetra por mis oídos, navegando por cada parte de mi cuerpo en cuestión de centésimas de segundos. Mis ojos se humedecen, pero no dejo que suelte ni una sola lágrima. El sonar de aquella campana (que no estoy seguro si enserio sea una campana) comienza a desvanecerse; lo que indicaba el comienzo de un terrible final, conllevaba al comienzo de la guerra…

I.E.P.: - Todo listo – Replico el subjefe de la región – Es tiempo… ¡Que comience la guerra! -.

Observo con terrible agonía a nuestros Pokémon desde lo más alto de la pirámide. Me mataba el hecho de ver como es que cada uno de ellos daba su último suspiro de paz, para luego echarse a correr a unos contados metros hacia delante y realizar una formación ya practicada. Mis demás compañeros, que no mencioné anteriormente, toman rumbos diferentes enseguida: mi compañero Shiny, en compañía de Zeledi y Polo, toma un pasadizo al norte, dirigiéndose a las amplias montañas. MasterK, acompañado de Ángel y Carlos, toman un estrecho pasadizo al sur, seguramente irán directo al océano. Dejé de pensar en ellos desde que volví mi mirada al frente y, en compañía de Álvaro, avanzamos y comenzamos a bajar lentamente y con paciencia las escaleras. ¿Qué me estaba pasando? Ya había empezado la guerra y nosotros nos mantenemos en una paz absoluta. Al momento de pensar en eso, mi paz se transformo en tensión nuevamente y cambié mi velocidad de una caminata a veloces zancadas que comienzo a bajar las escaleras de cinco en cinco.

DP: - Mucha suerte chicos – Escuché decir a DP ya cuando llevaba la mitad de las escaleras. <<Igual>> pensé.

Terminé de bajar esas innumerables escaleras unos segundos antes que Álvaro - ¿Estas listo? Le pregunte sin dejar de ver al frente.

Álvaro: Bufeo - ¿Tengo opción? -.

Fruncí el ceño y lo volteé a ver. Sentí tristeza al darme cuenta de que quizá sea la última vez que actuáramos como equipo. Le dediqué una gran sonrisa de rivalidad Suerte le dije y me volví al frente.

Álvaro: - La tendré, la tendré - Me recalco en tono pacífico.

Puse, por fin, entera atención en el escenario y me llamó la atención el cambio que había realizado nuestra región rival. En lugar de estar aquella numerosa cantidad de Pokémon acumulada en un punto. Ahora se dividieron en 2 grupos, dejando un espacio curioso en el centro de ellos que llamó mi atención - ¿Qué están haciendo? - susurré tan despacio que Álvaro ni siquiera me escuchó. Del centro de aquellos dos grupos comienzan a liberarse y correr en contra nuestra una cantidad selecta de Pokémon eléctricos. Raichu’s, Jolteon’s, Electivire’s, Macnetric’s, Luxray’s entre otras bestias furiosas que se dirigían hacia nosotros. La velocidad de los eléctricos seres es casi difícil de percibir. Sin embargo no estamos alarmados, ya poseíamos un plan para éste caso.

I.E.P.: Con tan pacífica voz ordena – Que actúen los Aipom’s y Ambipom’s – .

En la cima de la extensa muralla yacían una decente cantidad de Ambipom’s y en su rebozo tres Aipom’s por cada uno. Al escuchar la orden de nuestro segundo gobernante, toman posición, cogiendo a uno de sus Aipom’s con sus dos colas. Se ven pacientes, esperando el momento perfecto para realizar sus movimientos. Observan como se van acercando los eléctricos rivales a increíble velocidad. Calculo unos cinco segundos para que colisionen con nosotros. Pero no hizo falta ni un segundo más; los Ambipom’s lanzan con intensa velocidad y fuerza a sus pequeños monos bebes en dirección al escenario, con mayor presición y certeza, se dirigen en dirección hacía los Pokémon de electricidad. Éstos no parecen temer, pues seguramente ni se dieron cuenta que en cuestión de décimas de segundo los Aipom’s yacían justo enfrente de ellos, dando una fuerte palmada con centímetros de diferencia entre sus manos y sus rostros. La palmada libera una intensa energía la cual los Pokémon eléctricos la reciben de forma negativa. El impulso es tan fuerte que su velocidad y rumbo cambia instantáneamente, obligándolos a retroceder, lanzándolos poco hacia atrás, aterrizando con la cabeza. Todos confundidos y mareados por el brusco cambio de velocidad en sus cuerpos.

Ciencia al Poder: Gruñó – Buen movimiento - Admitió con rígida voz.

Andypoke14: Lo escuche gritar desde la punta de la pirámide, donde se encuentra cuidando la esfera brillante junto cientos de Pokémon difíciles de reconocer debido a la distancia - ¡Revelo / Baton Pass! – Grito con fuerza y desafinación.

Los pequeños chimpancés púrpuras comienzan a envolverse en un aura roja que luego los consumen en forma de rayos y se dirigen de manera rápida nuevamente a la muralla. Que inteligente movimiento. Nuestros rivales están inmóviles temporalmente y creo que sé lo que viene.

Álvaro: – Contra ellos – Ordenó con un chasquido de sus dedos.

De nuestro lado, veloces Pokémon como Rapidash’s, Weavile’s, Sceptail’s, Rampardos toman la delantera y, aproximándose a sus enemigos, comienzan a cargar distintos ataques y sin piedad alguna los Rapidash perforan su filoso cuerno en algunos de nuestros enemigos; los Weavile’s rasgan los cuerpos de otros Pokémon asi como los Sceptail’s con sus filosas hojas y los Rampardos los pisan, otros los trituran con sus dientes y otros los aplastan con su cabeza. De lo lejos, inmensos Donphan’s lanzan intensos hiperrayos que impactan con otros cuerpos de Pokémon eléctricos confundidos. Intensa es la escena y pensar que es solo el principio. Los Pokémon vencidos se transforman en cientos de partículas cibernéticas que desaparecen en el aire. Menos mal no hay sangre. Pero que hay violencia, la hay. Vi como destruyeron hasta el último Pokémon eléctrico, fue excepcional, sin perder un solo de nuestros miembros ya vencimos una decente cantidad de la suya.

DP: - Excelente! – Aclaro DP emocionado – Buena jugada chicos. –

I.E.P.: - Vamos muy bien. Tenemos que permanecer así. – Susurró I.E.P.

Frnco14: Mencionó algo agitado – Nuestra cantidad de Pokémon triplica la suya – Cambio su tono a uno mucho más pasivo – Es obvio que ganaremos. –

Me sorprendí al saber que podía escucharlos desde lejos. Había olvidado completamente que podemos comunicarnos gracias a los pequeños micrófonos que tenemos en el cuello.

Álvaro: - Aunque hablamos por nosotros mismos – Mencionó Álvaro con un toque de preocupación en su voz – No sabemos como es que la están pasando los otros en las demás guerras. –

Lo había olvidado. MasterK, Shiny. Cómo es que estarán. Volteé hacia el norte, por encima de las montañas, alcancé a ver un cielo mucho más oscuro que el nuestro, destacaban pequeños estallidos verdes. Después me volví al océano, destacaba visiblemente como es que se comportaba el agua de una forma demasiado violenta, inclusive vi grandes trozos de hielo << ¿Habría hielo en el combate? >> pensé - Sin duda se la están pasando mucho más intenso que nosotros repliqué un poco atónito.

DP: - Pues qué esperamos nosotros – mencionó DP.

Todos los Pokémon que estaban en frente regresaron para formarse tal cual estaban anteriormente. Los otros Pokémon enemigos del lado opuesto han permanecido inmóviles desde el inicio de la guerra. ¿Tramarán algo? No lo entiendo.

DP: – Ahora va enserio, den su mejor tiro! – gritó con ansias nuestro jefe.

Nuestro innumerable equipo de Pokémon comienza a cargar ataques característicos de ellos. Devastadores por supuesto. La manada de los Torterra’s golpean fríamente el piso, de la cual enfrente de ellos nacen largas y filosas raíces en dirección hacia el frente. Los Blaziken´s envuelven sus cuerpos en intensas llamas y corren en a la misma velocidad, formados en línea horizontal. A los Garchomp’s los comienza a cubrir una estremecedora aura morada repleta con intensos rayos rojos, lanzándose al frente cual jet. Mamoswine’s golpean el suelo y liberan, cada uno, una energía amarilla fosforescente que navega por la tierra de forma subterránea hacia el frente. Todos estos y muchos más ataques que no alcance a percibir de su creación por centrarme en los movimientos que describí. Absolutamente todos dirigidos en dirección contra Wikidex que, sin embargo, estos no parecen tener miedo. Capto mi curiosidad como algunos de los guerreros rivales bostezaban y los Pokémon parecían aburridos, llamándoles la atención cualquier otra cosa.

La aproximación de nuestros ataques se les acerca velozmente. Pero su velocidad fue contrarrestada cuando llegan justo al centro del escenario; los rayos, plantas y energías lanzadas, los Pokémon que atacaron de manera física son detenidos tambien. Como si se hubieran topado con una pared invisible. - ¿Cómo? - pregunté aturdido, pero mis demás compañeros actuaron como si no hubiera dicho nada. Simplemente su mantuvieron igual de sorprendidos como yo.

Sin importar esto, los Pokémon continúan con sus movimientos, intentando avanzar pero es inútil. La barrera comienza a hacerse visible, tomando una tonalidad púrpura. Un sonido como de motor comienza a provenir de ésta, y se hacía más intenso a los segundos que transcurrían. Comencé a preocuparme demasiado.

Franco: Mencionó con ligeros tartamudeos - ¿Qué esta pasando? ¿Qué es eso? -.

Álvaro: - Esto es una injusticia, es completamente injusto – replicó Álvaro algo furioso.

DP: - Eres un simple tramposo Ciencia – le dijo DP – no eres más que…-.

Ciencia: - ¿Un tramposo? – Le interrumpió el mismísimo Ciencia – Ay DP. Tú mismo lo dijiste: “Todo se vale en la guerra y el amor”- mencionó la frase en un tono de burla – Ahora relájate y contempla lo siguiente…-.

Todos callamos y esperamos temerosos lo que pudiera pasar. Para nuestra curiosidad, la barrera había absorbido los ataques de nuestros Pokémon. Los que realizaron ataques físicos tambien fueron absorbidos sus ataques y además lanzados hacia atrás por un impulso. Todo nuestro pueblo quedo pensativo al ver que la barrera púrpura esta vez se intensificaba en brillo, y el sonido del motor comenzó a ser insoportable, semejando a una bomba a punto de explotar. Toda Dialgapedia se estremecía, y Wikidex reía por ello.

Andrés Bonilla: - ¡Ahora! – Grito el joven como si fuera una orden.

La barrera dejo de sonar y la luz se concentró en un pequeño punto de la barrera. Fue como el sonar de una terrible explosión la cual hizo que la barrera lanzara toda la energía acumulada, esta vez en nuestra dirección. Acercándose de manera veloz, la intensa energía púrpura impacta primero con los Pokémon más cerca de ella y los destruye fácilmente. Le seguían los segundos y ésta vez solo algunos fueron destruidos, mientras los demás recibieron un fuerte golpe de la energía y los lanza completamente hacía atrás. Toda la multitud es aventada hacía mi dirección, junto con Álvaro. Pero antes de que se me vinieran encima, la energía me alcanzó y golpeo mi pecho tan fuerte que me impulsó junto con Álvaro hasta golpearnos en las escaleras que yacían detrás de nosotros. Me dolió demasiado toda la espalda. Todos los Pokémon aterrizaron boca abajo y doloridos. Me levanto rápidamente, ignorando el dolor y me sorprendo al ver la gran cantidad de diferencia en nuestros Pokémon. Era como si hubiera destruido una gran parte de Pokémon a la que teníamos.

DP: -¡Qué?! – Reaccionó alarmado nuestro jefe.

I.E.P.: - Acabó con un décimo de nuestros Pokémon con ese ataque – Respondió algo tenso su compañero de trono.

De verdad era algo alarmante lo que acaba de pasar. Todos nuestros Pokémon estaban aturdidos. Necesitamos hacer algo rápido antes de que…

Ciencia: - ¡Ataquen! – Completó la frase aquella persona innombrable.

Fué tormentoso saber lo que iba a ocurrir después de esa orden. Me estremecí al ver como la mitad de la multitud de los Pokémon contrarios toma rumbo contra nosotros. Los Pokémon se veían furiosos, poderosos y sin titubear en ninguno de sus pasos. Inoportunamente imaginé lo gracioso que fuera si uno de ellos se tropezara y el resto de atrás cayera por culpa suya. Imaginarlo me ayudo un poco a bajar mi tensión. Pero acabo con mi paz pasajera cuando vi como aquella multitud se acercaba a la barrera que yacía en medio del escenario todavía. Como si fuera algo permanente. Los Pokémon contrarios logran cruzar la barrera como si enserio no existiera y se dirigen rápidamente sin dejar el paso.

DP: - Prepárense chicos – Menciono DP – I.E.P. da la orden -.

I.E.P.: - ¡Lancen los siguientes Aipom’s! – Gritó en voz de orden.

Reviviendo escenas pasadas, los Ambipom’s realizan los mismos movimientos: Toman un Aipom de su rebozo, esperan a que sus objetivos estén cerca y los lanzan con gran velocidad y fuerza en dirección a nuestros adversarios. Sin embargo, y para nuestra mala suerte, nuestros rivales ya conocían de este movimiento y reaccionan con actos defensivos, rápidos y eficaces. Ya cuando los Aipom’s están en frente de nuestros rivales más cercanos y antes de que puedan realizar sus ataques, algunos de esos Ursaring’s los toman y los destruyen en sus propias manos, algunos Leafeon’s los rebanan en dos con su filosa cola, los Tyranitar’s los toman con sus manos, los lanzan al cielo y les realizan un hiperrayo destruyéndolos en pleno vuelo. Catastrófico aquel momento, sin importar que muy pocos Aipom’s habían logrado realizar su ataque y salir ilesos de allí. No puede ser - dije con tono incrédulo. Era algo difícil de creer. La situación había dado un giro completo, nosotros estábamos en desventaja total. Debíamos hacer algo rápido.

Álvaro: -¡Vamos levántense rápido! – Gritó desesperado debido a la situación - ¡Ahí vienen! –

Nuestros Pokémon apenas y lograron escucharlo, estos levantan su cabeza. Los Pokémon rivales yacía justo detrás de ellos y antes de darles la oportunidad a los nuestros de siquiera voltear, estos inician con los ataques a discreción. Intensos puñetazos de los Hitmochan’s y patadas de los Hitmonlee’s caían como meteoros hacía nuestros Pokémon. Vi, dolorosamente, como es que nuestros animales eran convertidos en partículas cibernéticas y se desaparecían en el aire. - ¡No, ataquen! fue la única orden que se me ocurrió en ese momento, como si no fuera demasiado obvio en éste caso.

No fueron muchos los caídos en los terribles 7 segundos que duró. Los cientos de sobrevivientes se levantan y contraatacan con una diversidad de ataques. Nuestros Espeon’s enseguida tomaban iniciativa contra los Leafeon’s, lanzándoles fuertes rayos psíquicos a distancia e impactan con ellos sin debilitarlos por completo. Nuestros Arcanine’s toman enseguida el liderazgo de todo, se lucieron con sus ataques coordinados unos con otros, un Arcanine muerde a uno de los Hitmochan en uno de sus brazos y lo lanza al cielo justo para que otro salte y lo muerda justo en su cabeza, antes de que lo destruya completamente lo lanza contra otro Hitmonchan (o Hitmonlee en alguno que otro caso) y, entre tres leones de fuegos, lancen una bocanada de fuego consumiendo a sus enemigos en aquel sufrimiento infernal.

Nuestros pocos y veloces Weavile’s sobrevivientes nos fueron muy útiles para rebanar y acabar con cualquier Pokémon que estuviera próximo a la pirámide. Pues muchos lograban evadir a nuestros, todavía, ligeramente aturdidos Pokémon.

Ciencia: - ¿Qué esperan? - Mencionó aparentemente desconcertado aquel gobernante – es hora de los Gallade. –

Como si no conociera a los Gallade’s, me pregunté acerca de ellos. Unos seres de gran conocimiento sobre el arte de la batalla. Maravillosas bestias mortíferas y temerosas por los oponentes en los combates.

Pero, ¿de qué eh de temer? Es decir, no sería más normal temerle más a siquiera uno de los cientos de los Tyranitar’s contrarios que vencimos fácilmente con uno de mis tres Scizor’s; o a una de las muchas manadas de feroces e intimidantes Houndoom’s que igual de fácil fueron contrarrestados por nuestra manada de Mamoswine’s. No veo en ningún lugar la pizca de temor que quizá Ciencia nos quiso trasmitir con esa orden.

Como era de esperarse, de la pirámide salen, con una entrada demasiado dramática, tres seres de forma humanóide. Sus colores eran distintos entre ellos, lo cual llamó mi atención. Uno era de cuerpo blanco con rasgos verdes y un triangulo salido del pecho de color rojo, lo normal; otro era similar, cambiando únicamente los rasgos verdes por celestes, diría pues que era una Gallade vario color; pero el otro era de un color que jamás había visto en Gallade’s, era similar a los otros, salvo los rasgos verdes y celeste, en éste caso sus rasgos eran rojos. - ¿Un Gallade rojo? pregunté con la mirada fija en el aquel Pokémon.

Álvaro: - Es una especie de mutación de un Gallade normal – repuso mi acompañante de batalla.

I.E.P.: - Pues no me sorprende que Wikidex haya sido capaz de crear una raza diferente a la de un Pokémon normal - dijo I.E.P. con un tono de cero sorpresa.

DP: - Seguramente para tener mayor ventaja contra nosotros – dijo el jefe expulsando todo el aire de sus pulmones con la última palabra. Vuelve a respirar – ¿Qué eso no sería falta? ¿Por qué no interviene el Sta…? -.

Llamó toda mi atención como es que no termino la frase. Así que me volví a ver a los miembros del Staff. Sorprendentemente estos ya no estaban. Su barrera protectora parecía estar destruida y no yacía siquiera uno sentado en aquellas volcadas sillas de estilo de oficina.

- Han huido dije con voz opaca y sin vida.

I.E.P.: - Por qué no me sorprende nada de lo que sucede aquí – tomo la palabra I.E.P. – Es decir, es posible que eso haya sucedido cuando la barrera contraatacó; pero no creo que haya sido un simple accidente o algo de lo que Ciencia no lo haya pensado antes. Diría que lo planeó desde el principio solo para quedarse a solas, región contra región, sin intervención de nadie y así conseguir una venganza suficientemente deliciosa para el -.

Fue tan convincente su hipótesis que alcancé a escuchar unas risitas por el auricular del micrófono.

Andrés Bonilla: - Eres listo I.E.P. - Mencionó Andrés con arrogancia en sus palabras.

Ciencia: - Cierto, quizá el más listo de toda esa región. Y por eso lamentamos tanto la perdida que nos das al expulsarte del mundo de las Wikias. – Le dijo con tanta certeza de su victoria. Pero después frunció el ceño – Pero podemos hacerte una excepción exclusivamente a ti si decides cambiar de región a ésta – Con el tono de chantaje al cien por ciento en sus palabras.

I.E.P.: - ¿Cómo? – Preguntó exaltado I.E.P. - ¿Cómo osas a chantajearme de esa manera? Podré ser lo que quieras Ciencia, pero nunca infiel con mis amigos, ni mucho menos con mi región. – Le declaró con voz de alfa mi querido subjefe.

Todos los oidores de nuestra región quedamos atónitamente sorprendidos de la majestuosidad de las palabras de I.E.P. Me llegó en lo más profundo de mí ser cómo es que la fidelidad de nuestro segundo gobernante sobrepasa los límites a los que cualquier persona normal tendría al enfrentarse a una decisión como ésta. ¿Vida o muerte? I.E.P. seguramente optó por la segunda opción. No encuentro palabras para describir lo fascinante que fue I.E.P. con su decisión.

Ciencia: - Vaya – respondió aquel jefe sorprendido – en ése caso, será una pena vencerte. ¡Ataquen Gallade’s! – Terminó con esa orden.

Los tres Pokémon preparan sus filosas cuchillas de sus brazos, sin embargo, algo le llama la atención al misterioso Gallade rojo en la pirámide de su gobierno. Se muestra alarmado y le comunica, al pareces, lo que siente a sus otros Pokémon hermanos. Estos asienten su cabeza y el Gallade rojo desaparece con una teletransportación. Me quedé quieto con la incógnita en mi cabeza.

Profesor Pokémon: - Al parecer hay intrusos en nuestra pirámide señor – respondió a mi pregunta silenciosa el subjefe de la otra región. Es la primera vez que lo había oído hablar durante toda la guerra, supuse que estaba en otra, pero al parecer no.

Ciencia: – No creo que sea un miembro de Dialgapedia – Le respondió Ciencia – Es sumamente imposible que uno haya cruzado nuestra barrera. Seguramente es un traidor de nuestra región. –

Andrés Bonilla: Interrumpió – Sea lo que sea, no hay nada que no pueda vencer uno de nuestros Gallade’s -.

Acabado su charla, los dos Gallade’s restantes toman paso en dirección a la nuestra. Cruzan la barrera con tal gracia que me dio un poco de celos. Continuaron corriendo, acercándose a nuestros Pokémon que todavía peleaban con algunos sobrevivientes de Wikidex. Los dos Gallade’s saltan a increíble altura toda la multitud de seres en violenta acción y aterrizan justo delante de nosotros. Álvaro y yo nos quedamos en shock al ver como ellos realizaban una posición de batalla. Como si estuvieran dispuestos a realizar un combate justo contra nosotros.

El Gallade azul se situó enfrente de Álvaro, mientras que a mí me había elegido el de rasgos verdes. Álvaro y yo nos enviamos una sonrisa alentadora uno al otro. Y al acabar eso, nuevamente volví a escuchar el sonar como de un motor provenir de la barrera púrpura que todavía estaba presente en el escenario. Me invadió nuevamente la preocupación, y quede atónito cuando la barrera volvió a iluminarse tal cual lo había echo antes. Los Gallade’s extienden su dos brazos y crean una ligera barrera verdosa entre ellos y nosotros. Al parecer nos quieren proteger. Pero, ¿Qué hay con los Pokémon que estaban afuera de nuestra protección?

Justo acabé mi pregunta, cuando la barrera expulso, con el estremecedor sonido de una explosión, un similar pulso de energía al anterior lanzado. Nuestros Pokémon vuelven a recibir el tremendo impacto y algunos son destruidos, mientras que el resto son lanzados aterrizando bocabajo nuevamente confusos. La barrera vuelve a su color normal, y todos los Pokémon restantes de Wikidex se echa a correr en dirección hacia nosotros.

Álvaro: - ¿Qué? – Gritó asustado mi compañero y se echo a correr a auxiliar a los Pokémon caídos. Sin embargo choca con la barrera verdosa en su camino. Los Gallade’s nos habían encerrado en un círculo sin posibilidad de salir hasta vencerlos.

I.E.P.: - Es imposible – replico I.E.P. – no podemos vencerlos solos. Necesitamos más ayuda si ellos continúan utilizando esa barrera. –

Se hizo un pequeño silencio pensativo y enseguida DP reaccionó.

DP: - Tengo una idea – afirmó enseguida.

I.E.P.: - ¿A dónde vas? – le preguntó su compañero de trono. Al parecer DP comenzó a retirarse.

DP: - No tardo – Le respondió con voz impaciente – encárgate del trono por unos momentos, te lo suplico. Confía en mí – le suplicó y sin esperar respuesta de él, se echo a correr.

Nosotros tambien estábamos en un gran peligro. Álvaro y yo estamos encerrados en un círculo de combate con dos Gallade’s que representan ser una fuerte amenaza y una de las armas más poderosas de Wikidex. Se nos quedan mirando con su filosa e intimidante mirada, esperando que nosotros liberemos a alguno de nuestros Pokémon para comenzar el combate. Miré a Álvaro y asentimos al mismo tiempo. Saqué de mi bolsillo una Poké-Ball Adelante Drapion exclamé mientras la lanzaba por los aires. Observé ansioso como la esfera se abría en los aires y expulsaba un rayo resplandeciente de color blanco que impacto con el piso e incrementó su tamaño formando la silueta de uno de mis Pokémon favoritos, un gran Pokémon escorpión.

Álvaro: - Zoroark hora de la acción – escuché exclamar a Álvaro, mientras me volvía para mirar a su Pokémon elegido.

Su incomparable zorro, maestro de las ilusiones. Sin lugar a duda, contemplar a su Zoroark en una impresionante batalla, como la que percibo en estos momentos, sería un espectáculo digno de verse. Pero la verdad es que yo tambien estoy fuertemente ocupado con una carga similar como para decidirme a sentarme y ver aquel encuentro.

Teníamos un poco de ventaja, diría yo, pero tambien un poco de desventaja. Nuestros Pokémon son de tipo siniestro, así que sus ataques de tipo psíquico se verían invalidados contra los nuestros. Pero sus ataques de tipo lucha sin duda demuestran una desventaja hacia nosotros poco más considerable que el echo de olvidarnos de los movimientos psíquicos. Me veía en dudas, pero antes de que pudiera aclarar siquiera una de ella, mi contrincante Gallade se echa a correr contra mi Drapion.

Andrés Bonilla: - ¡Gallade usa Tijera X/ X Scissor! – Gritó el joven que al parecer controlará a mi Gallade rival.

Me tomó de sorpresa y antes de que pudiera pensar en algún ataque para proteger a mi Pokémon, mi contrincante rasga una poderosa equis en la cara de mi Drapion con sus filosas cuchillas de sus brazos. Mi pobre escorpión es aventado poco hacia atrás por el impulso y con fuerza logra detenerse, muy dolorido de su rostro.

El Gallade, antes de tocar el piso, da un veloz giro, aterriza con su pie derecho y se vuelve a impulsar rápidamente contra mi Drapion. - ¡Veneno X/ Cross poison! ordené a mi Pokémon, el cual comienza a cargar dicho movimiento con sus dos brazos en forma de equis y lo lanza. Impresionantemente Gallade reaccionó muy rápido, se agacha y la equis venenosa le pasa rozando por la espalda, sin perder un segundo, continúa en dirección y se sitúa enfrente de mi Pokémon.

Andrés Bonilla: - ¡Gancho alto /Sky uppercut! –

El brazo derecho del Gallade se tensó, y golpeó intensamente la barbilla de mi Drapion, lanzándolo por los aires.

Poco alentador y frustrante es el momento, pero sin que esto logre dominar mis sentidos continuaré dando lo mejor de mí. - ¡Lanza mugre/ Gunk Shot Drapion! -.

En los aires, mi Drapion toma conciencia rápidamente, observa dónde se localiza Gallade y comienza a acumular veneno en su boca.

Andrés Bonilla: - Psico corte /Psycho cut -.

Me sorprendí al escuchar el ataque que eligió, pero sin duda entendí que no lo realizaría para atacar, si no para un modo defensivo sobre mi ataque.

Gallade rápidamente cargó energía psíquica en su cuchilla derecha, la cual se incrementó su tamaño y tomó una tonalidad púrpura fosforescente, la cual agito en dirección a mi Pokémon en el aire y expulsa una impresionante navaja de color similar. Mi Drapion expulsa todo el veneno y los dos ataques colisionan en el aire y forman una espesa cantidad de humo. En menos de un segundo pensé en lo que quería que hiciera Drapion aun cuando yacía en el aire. Y gracias al cielo así fue, mi Pokémon y yo tenemos un lazo incomparable, pues leyó mi pensamiento.

El espeso humo que cubría a Drapion nos sirvió para que Gallade no supiera lo que tramaba. Repentinamente del humo sale expulsado una equis venenosa en dirección a Gallade, el cual no logró reaccionar lo suficientemente rápido y le impacta dicho ataque en su pecho, impulsándolo poco hacía atrás.

Andrés Bonilla: -Oh? – Mencionó sorprendido.

Me emocionó ver que pude golpearlo, pues comprendí la posibilidad de lograr vencerlo. Si, yo sé que puedo vencerlo.

Mi Pokémon al fin aterriza en el campo, estremeciéndolo solo un poco. Lo suficiente para sorprender al Gallade que mostró un poco de asombro cuando esto sucedió. ¡Pulso umbrío /Dark Pulse! le ordene con excitación en mis palabras.

Andrés Bonilla: - Cúbrete Gallade – Le dijo a su Pokémon.

Mi Drapion agita sus brazos de arriba a bajo y libera intensos pulsos oscuros en dirección a nuestro contrincante. Este se encierra en sus dos brazos para protegerse, los impulsos le llegan y comienzan a golpearlo uno por uno, este los resiste y solo lo empujan pocos centímetros cada golpe siniestro.

Se me vino a la cabeza, quizá, que Gallade no podía utilizar nuevamente protección porque ya lo había realizado previamente y todavía lo estaba utilizando para impedir que salga del círculo de combate. Así que realizarlo una segunda vez al mismo tiempo sería poco usual y normal. Por no decir que imposible.

Acabado con los pulsos, Gallade se vuelve para clavar su mirada furiosa en mi Pokémon. Sin embargo a éste no le afectó en lo más mínimo su inútil intimidación. - ¡Ahora, Veneno X /Cross Poison! Le ordené a mi escorpión.

Drapion lanza casi de forma rápida una equis venenosa en dirección a nuestro rival que permanecía inmóvil, esperando una orden.

Andrés Bonilla: - ¡Salta y usa Tijera X/ X Scissor! –

Mi Pokémon rival dobla sus piernas y salta impresionantemente, evadiendo mi ataque. Yace en los cielos, éste forma una equis con sus dos cuchillas y se vuelve velozmente contra nosotros. ¡Abajo Drapion! Le ordené a mi Pokémon y sonreí, pues recordé una buena técnica que me había enseñado I.E.P. en los entrenamientos.

Mi Drapion tambien recordó el técnica, pues se agachó tal cual lo habíamos ensayado, su cuerpo, sin despegar sus seis patas del suelo, se dobló hacia el frente, causando que el Gallade le pasara por encima de el. La cola de mi Drapion se mueve rápidamente y se pesca de una de las piernas del Gallade, permaneciendo atorado en ésta situación.

- ¡Contra el suelo! le mencioné a mi Pokémon.

Sin darle la oportunidad de pensar a Gallade, mi Drapion mueve sin titubear en algún momento su cola contra el piso, ocasionando que Gallade impacte contra el suelo, especialmente su cabeza, dejándolo aturdido por un momento.

Expresé emoción al ver la gran oportunidad de realizar un ataque directo y crítico contra mi enemigo. Así, pues, aproveché el momento. - ¡Lanza mugre /Gunk Shot! grité emocionado.

Con el enemigo incrustado en su cola, y aparentemente confuso, mi Drapion comienza a concentrar una intensa cantidad de veneno en su boca para luego lanzarla contra su enemigo a tan corta distancia.

Andrés Bonilla: - Humm, ahora Gallade! – Gritó mi contrincante – ¡Puño drenaje /Drain Punch! -.

¿Cómo? ¿Estaban planeando algo desde el principio? Me hice unas cuantas preguntas en cuestión de milésimas de segundo, antes de ver lo que iba a suceder.

El Pokémon rival, que yacía volteado con el cuerpo colgando de la cola de mi Pokémon, da una veloz media vuelta lo que hace que retuerza la cola de Drapion y lo obligue a soltarlo. Antes de tocar el piso, le responde a mi Pokémon con un fuerte puñetazo en la cara, haciéndolo retrocedes unos cuantos centímetros.

Andrés Bonilla: - Ahora acábalo con un Combate cercano /Close Combat – Dio como última orden.

Gallade al fin toca el piso solamente para volverse a impulsar contra mi Drapion. Ya cerca de el, comienza a golpearlo un sin fin de veces en su rostro, cuello, estomago, espalda, etc. Terminando su combate con una fuerte patada en su cara, lanzándolo contra la barrera de protección que yacía detrás de el a unos metros.

Supuse que era el fin de mi batalla, que había perdido. Pero, al ver que mi Drapion continuaba de pie, aunque con la cabeza inclinada, me dio un poco de esperanzas, y supe que estaba bien cuando mi Pokémon movió su pinza izquierda como un código que habíamos ensayado para confundir al enemigo de que enserio habíamos perdido, pero en realidad no. Me volví para ver al Gallade, sabía que al realizar Combate cercano /Close Combat sus defensas disminuirían, así que espere para ver cuándo bajaba la guardia mi rival. No faltó mucho para que Gallade enderezara su cuerpo y bajara sus brazos, dejando a su cuerpo en descubierto. Fue ahí cuando vi la oportunidad - ¡Ahora Drapion! le di la señal a mi Pokémon.

Al escuchar mi grito, Drapion abre sus ojos completamente, levanta su cabeza en dirección a Gallade y expulsa todo el veneno que todavía contenía en su boca hacia el enemigo. Este no logró reaccionar lo suficientemente rápido, llegándole toda la ola de veneno ácido-tóxico en su cuerpo. Gallade parece sufrir el intenso dolor de sus músculos quemándose por el veneno. Fue emocionante darme cuenta de mi ventaja, mi motivación hizo que despertaran las buenas ideas en mi cabeza y actuara rápido y eficaz. - ¡Veneno X /Cross Poison! Le ordené cuando noté que el veneno iba a acabarse pronto.

El Gallade termina recibiendo el último toque de veneno en su cuerpo y mantiene su cuerpo adolorido, observando al piso, se vuelve a ver a mi Pokémon y recibe, sin esperarlo, la poderosa equis venenosa. Gallade intenta resistir el ataque, intenta detenerlo con sus dos brazos mientras es arrastrado hasta el otro extremo de la barrera. Intenta hacer un esfuerzo sobre natural a su fuerza y logra evadir la equis por arriba de ella, saltando en dirección contra Drapion.

Andrés Bonilla: - ¡Vamos, Combate cercano /Close Combat! –

Mientras le ordeno a mi Pokémon Pulso umbrío /Dark Pulse -.

Gallade se aproxima a mi Drapion, éste último agita sus brazos de arriba hacia abajo, expulsando un solo impulso que impacta contra el enemigo y le aleja más a los aires. Usa nuevamente Lanza mugre /Gunk Shot Tan inspirado yo.

Sin acumular demasiado veneno en su boca, mi Drapion lanza una decente cantidad de veneno contra Gallade, el cual lo recibe aun en el aire y grita del dolor. Definitivamente ya no soportaba el ardor de sus músculos quemándose.

- ¡Veneno X /Cross Poison! Le ordené a mi Drapion cuando vi como aterrizo demasiado adolorido el Gallade.

Mi Pokémon, sin piedad alguna, carga y lanza una intensa equis de sus brazos de color púrpura en dirección al adolorido Gallade.

Andrés Bonilla: - ¡Haz algo inepto! – Le gritó tan descaradamente a su propio Pokémon - ¡Usa Tijera X /X Scissor! -.

El Gallade, con todas las fuerzas que le quedaban, forma una equis brillante con sus cuchillas y las utiliza para destruir a la equis de veneno que le impactan y lucha por vencerlas. El Gallade se ve que sufre demasiado por el dolor de sus músculos, comienza a ser arrastrado hacia atrás, topando nuevamente con la barrera verdosa del extremo del campo. Este continúa dando lo más que puede, pero comienza a gritar y desesperarse cuando sus músculos comienzan a dejar de responder a su beneficio.

Comencé a sentir pena por él. Aunque no era el momento adecuado para sentir compasión. Así que olvide de ése pensamiento y de la manera más fría dije Dale otro Veneno X /Cross Poison, ésta vez lo más cerca posible -.

Mi Drapion, ya con mucha paz, se aproxima rápidamente en frente del Gallade, que continuaba, desesperadamente, en liberarse de su problema. Se le ve en la cara como el temor se apoderó de el cuando vió a mi Pokémon justo enfrente de el, mientras este no podía hacer nada para protegerse.

<< ¿Había ya ganado? >> pensé. La sensación de alivio comenzó a apoderarse de mí lentamente, y se intensificó cuando vi como mi preciado Drapion ilumino sus garras de aquel sin igual color púrpura, propio de los ataques venenosos, y las cruza justo en su cara. Solo vi como es que estallaron las dos equis en el cuerpo de mi rival. Lo siguiente que vi fueron cientos de partículas cibernéticas alrededor de mi Drapion, pero no vi rastro de mi contrincante Gallade. ¿Gané? Pregunté algo incrédulo, aun cuando yo lo podía ver por mí mismo ¡Gané! ésta vez exclamé ya seguro. La felicidad inundó mi ser, y la libertad que sentí cuando la protección que me rodeaba se había destruido era casi palpable en mi sentir.

Pero ¿Por qué ésta clase de emociones no son muy duraderas en estos momentos? Todo lo que anteriormente sentía se me había derrumbado por dentro cuando logré dedicarle una mirada a la guerra externa. Estábamos perdiendo en gran manera. Los Pokémon contrarios habían dominado durante todo el encuentro. Nuestra cifra de Pokémon disminuía cada segundo que pasaba, mientras que el de ellos apenas y se veía afectado por nosotros.

Me volví a mi Drapion y este me asintió, como si supiera lo que le iba a preguntar. Saqué de mi bolsillo tres esferas bicolores e incremente su tamaño pulsando el botón del centro de cada una de ellas.

Andrés Bonilla: - Yo no haría eso si fuera tú, Alecran - Me dijo, como si supiese lo que iba a hacer. – Te lo digo por esto – concluyó.

Me vi obligado a voltear a la pirámide enemiga. ¿Cómo era posible? Me pregunté cuando observé como se abrían diversas puertas de ahí y salían grandes cantidades de Pokémon en dirección hacia nosotros.

Andrés Bonilla: - Si enserio amas a tus Pokémon, no los obligarás a enfrentarse a una muerte segura -. Me dijo con voz rígida.

I.E.P.: Menciono desde los atrios de la pirámide – DP, ¿Dónde estas? – murmuró preocupado nuestro subjefe.

Me veía acorralado, no sabía cómo actuar. Una decisión sabia era la que necesitaba en éste momento, y me cabeza solo estaba invadida por una bruma espesa que me impedía pensar con claridad. ¿Mis Pokémon o mi región? No sabía cual elegir, y el tiempo se agotaba rápidamente con la cercanía de los guerreros contrarios. Ni siquiera me acordé de cómo la estaría pasando mi compañero Álvaro. Pero antes de que voltease para ver cómo es que iba mi amigo de combate, si ya había acabado con la batalla o si todavía estaba con aquel Gallade vario color, un extraño suceso, en una parte de la pirámide contraria llamó mi atención. Como una gran explosión en una de las partes bajas de la pirámide la cual hizo que se estremeciera todo el campo de batalla. La barrera de color púrpura se vio horrorizada con éste suceso, pues se había tornado de un color púrpura brillante a un verde putrefacto para terminar rompiéndose en centenares de partes inservibles en los alrededores del campo.

<< ¿Qué pasó? >> Me pregunté a mí mismo. Habrá sido un error técnico de ellos lo cual nos abrió la gran posibilidad de al fin entrar en la otra mitad del escenario, donde yacía la región de Wikidex. Pudo haber sido aquel intruso que murmuraron los jefes rivales. ¿DP? Quizá habría sido el, pero la verdad es que nada tenía sentido. ¿Cómo pudo teletransportarse de una región a otra? Debió ser otra persona, quizá un desconocido que decidió ayudarnos pero ¿Por qué? Después recordé de nuestros otros amigos: Andy, Franco y Vicho. No los había oído hablar durante mucho tiempo. ¿Les pasó algo? ¿DP se los llevó? ¿Los han vencido? Cientos de preguntas comenzaron a formarse en mi cabeza y la frustración acompañaba a cada una de ellas. Pero lo que sin duda abrió la esperanza de ganar esta guerra fue el causante de aquella catástrofe para ellos.

Mudo estaba, y los oídos no me servían muy bien en ese momento, pero, lo que hizo que volviera a la realidad, para que mi cabeza volviera a su estado original, fue el provenir de una voz familiar, el contacto con un ser conocido y que pensaba que no lo volvería a oír. La suave y calmante voz de una persona palpablemente alegre. Un amigo de los aires. Shiny volvía de las montañas…

CONTINUARA...


EN EL SIGUIENTE EPISODIO:

Polo: - ¿No sería mejor y más rápido volando? – preguntó en alguna parte de la base de las montañas.

Pokémon Shiny: -Pues a volar- contestó mientras ya estaba montado en su Pokémon dragón: Altaria.

Polo: - Ahí vienen… -

Zeledi: - ¿Paul? – preguntó desconcertado.

Paul the Pokémonlover: - Esto va por lo del otro día… ¡Salamance ataca! -

En los últimos episodios de “La Vida de Dialgapedia, Saga: Creación” “Shiny: La guerra Celestial”

Comentarios:Editar

Y así es como planeo escribir los capítulos restantes. Les subí este con el propósito de que se enteraran, el resto de los capítulos todavía no están del todo completos, por lo que tardare en subirles los demás. Espero les sea de agrado, de lo contrario me gustaría que lo dijeran en los comentarios para cambiar el estilo de descripción al anterior. Con mucho gusto lo haría para que se sientan más cómodos en la lectura. Felices días.

-Mis más humildes saludos y no olviden comentar. Xenonisho.

  • Esto merece un puto aplauso. PD: Soy MK. --79.157.101.65 23:34 25 jun 2011 (UTC)
  • que salg yo pr fa
  • que salga yo porfa soy manapim red fire el entrenador numero uno de fuerteventura LOL XD

Lista de Episodios
Editar

Aquí les dejo la lista de los episodios recientes, por si alguien quiere ver uno sin necesidad de pasar por 2 páginas a la vez:

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar